viernes, 31 de enero de 2014

PARÍS - CAPÍTULO 5


Al tercer día teníamos pagada una excursión en barco. Uno de esos turísticos, pero por su precio valía la pena;tengo fotos muy bonitas de este día. Tras su duración pasaréis muy cerca de la Torre Eiffel, puntos claves para tomar fotos y navegaréis por los canales parisinos contemplando la bella ciudad y sus monumentos.







 
 
En el trayecto pudimos ver, mientras nos comíamos el sándwich del día, muchos restaurantes a flote, sí, sí, en preciosos barcos. Lamentablemente son muy caros y aunque nos hubiese encantado pasar una inolvidable velada disfrutando de la deliciosa gastronomía francesa, no nos lo podíamos permitir.
 
 
 
Ese mismo día aprovechamos la vuelta al hotel para dar un paseo por el barrio y profundizar más aún. En éste mismo desayunamos como dioses en una boulangerie cercana, : zumo natural, cafelito, croissants y bolas de azúcar, un caprichito que no puede faltar en el viaje.
 
 

 Seguidamente, visitamos la basílica Sacré Coeur que se encuentra en el mismo barrio. En el trayecto hacia ésta, pasamos por el corazón del barrio: una plaza llena de pintores. Eran demasiados y a pesar de que me encanta el arte, si no estás dispuesta a pagar 50€ mínimos por un retrato, tendrás que esquivarlos educadamente. En ese momento comprobamos que Montmartre  es considerado un barrio artístico desde hace décadas.
Seguimos, casi llegando al destino, nos encontramos con un grupo de músicos callejeros que nos cautivó, sobretodo a mí, hasta el punto de comprarles su CD. (¡Hay que apoyar siempre que se pueda!) Ellos eran LES PRESTEEJ y su CD: LE TEMPS PASSE...


Con el Cd en la mochila, llegamos a la basílica; increíblemente preciosa, la cual nos ofrece una perspectiva preciosa de la ciudad. Sentarse en las escaleras y tomar fotos era la actividad del día. A los alrededores, jardín verde y de tanto en tanto algún músico ofreciendo su arte. Bajando encontramos diversos africanos haciendo pulseras. Te piden el brazo y empiezan a hacerte, con una habilidad increíble, unas pulseras preciosas. Es un bonito recuerdo, así que vale la pena gastaros alguna moneda en ello, sobretodo por la intención de ayudarles.



































¡C'est fini!Esto conforma nuestro tercer día en París.
 
xLOVEx







No hay comentarios:

Publicar un comentario